TIPS SALUD & HOGAR

Ejercicios de relajación para el estrés en pocos minutos


Publicada: Noviembre del año 2016

En la vida moderna el estrés tarde o temprano puede llegar, vale la pena practicar ejercicios de relajación para controlarlo.

Trabajo, casa, hijos, pareja y todo lo que se acumula en el día puede provocarnos estrés desde moderado hasta grave, lo mejor para prevenirlo o bien, si ya lo tenemos, contrarrestarlo es practicar ejercicios de relajación que nos permitan continuar con la vida cotidiana.

Estos son algunos métodos que podemos llevar a cabo:

Gimnasia cerebral

Es una técnica que se basa en la práctica de ejercicios físicos que desarrollan habilidades y capacidades cerebrales, creando conexiones entre el cerebro y el cuerpo a través del movimiento. Mediante la armonización de los aspectos emocionales, físicos y mentales; se mejora el aprendizaje, se incrementa la memoria, hay generación de ideas positivas, se promueve la creatividad y estimula el cerebro y el sistema nervioso.

Existen infinidad de ejercicios que estimulan diferentes áreas del cerebro, los tres que a continuación se presentan son sencillos y se pueden practicar en la casa, la oficina y hasta en el avión.

El espantado: Como su nombre lo indica, consiste en representar una posición exagerada de susto, para lo cual habrá que pararse con las piernas separadas, brazos estirados al frente y las manos extendidas con las palmas y los dedos abiertos al máximo. La lengua debe estar pegada al paladar y los ojos cerrados. Lentamente se suben los brazos, y se arquea la espalda hacia atrás mientras se retiene la respiración por 6 segundos. Este ejercicio disminuye los niveles de estrés, proporciona una relajación y ayuda a energizarse.

Bostezo energético: Con los dedos de ambas manos toca la zona en donde la mandíbula superior se une con la inferior, bosteza profundamente y masajea hacia adelante y hacia atrás al mismo tiempo. Con este ejercicio el cerebro se oxigena, se relaja el área facial, estimula y activa los nervios craneales, los de la cara y activa la comunicación.

Marcha cruzada: Sentada, acostada o de pie. Se trata de tocar la rodilla derecha con la mano izquierda y la rodilla izquierda con la mano derecha, alternando con los ojos cerrados o siguiendo el ritmo de la música que prefieras. Practicando este ejercicio, se activan los hemisferios del cerebro y se mejora la concentración matemática, así como la lectoescritura.

Respiración

Cuando el estrés nos hace su presa, de las primeras cosas que nos pasan es que se nos olvida que estamos respirando, es decir, que aunque continuamos haciéndolo por instinto, no estamos conscientes de la respiración, lo que nos desconecta de la realidad haciéndonos sentir que la situación es peor. Para recuperar la calma, podemos cerrar los ojos y concentrarnos en cómo entra el aire por la nariz y llena los pulmones, inflando el abdomen, haciéndolo lentamente, tratando de retener el aire uno o dos segundos y después soplar suave por la boca para liberarlo. Después de hacer este ejercicio por uno o dos minutos, los músculos se relajarán y la mente podrá concentrarse de nuevo en la labor que estábamos realizando, las ideas fluirán y la capacidad de discernimiento se elevará.

Yoga

Permanecer todo el día sentadas frente a la computadora o después de hacer un largo viaje en auto o en avión, el ácido láctico se acumula en los músculos y sumado a las malas posturas provoca dolores a veces insoportables, sumado esto al estrés, podemos convertirnos en una bomba de tiempo lista para estallar. Estos simples ejercicios que se pueden practicar en la misma silla de trabajo pueden ayudarnos a obtener la relajación que necesitamos:

Estiramiento: Sentadas en una silla, con los pies bien plantados en el piso y abiertos a la altura de la cadera, inhalamos alargando el torso y exhalamos girando hacia la derecha, tratando de tomar el respaldo de la silla con ambas manos y sintiendo la torsión desde el ombligo. Repetir el ejercicio hacia el otro lado hasta contar 5 o 10 segundos de cada lado. Hay que repetir este movimiento dos o tres veces al día y cuando más tres repeticiones por vez de cada lado. Así estaremos activando el sistema nervioso central y lubricando las vértebras, además, se activa el sistema digestivo a través de la presión.
Elevaciones: Es muy importante que cada media hora nos levantemos de nuestra silla y tratemos de aflojar el cuerpo, si además podemos elevar los brazos y los talones e inhalar para después bajar y exhalar cinco veces, podremos relajar el cuerpo y despejar la mente.
Aunque sabemos que somos supermujeres, no debemos dejar de lado nuestras emociones ni el cansancio, es muy importante darnos tiempo al día para mejorar nuestra calidad de vida.

Deja tu comentario

Comentarios

MÁS LEÍDAS

ARRIBA